Analizar los presupuestos anuales, no deja de ser un ejercicio básico de conocer cuáles van a ser los ingresos que recibiremos, cuantos son los gastos a los que tenemos que hacer frente y de como se va aplicar nuestra capacidad económica para invertir en las mejoras de nuestro pueblo.

Además , siempre previo a este pleno de presupuestos, se realiza otro pleno casi tan importante como el de los presupuestos, que es el de PLENO de TASAS, IMPUESTOS Y PRECIOS PÚBLICOS, dónde se aprueban y cuantifican, cómo y cuantos se prevén van a ser los ingresos para 2018, dato de suma importancia a la hora de realizar unos presupuestos.

Y ya se vió en este pleno de 2017 como la presión fiscal se mantenía una año más incumpliendo con su compromiso de reducir entre otros el I.B.I.

Comentado esto,decir que los presupuestos para el 2018, son unos presupuestos meramente administrativos y de gestión básica de las obligaciones que cualquier entidad local.

Unos presupuestos que vienen condicionados por el precio que Torrelodones tiene que pagar por la falta de previsión y deficiente gestión económica del equipo de gobierno de VXT, lo que nos ha llevado a la obligación ineludible de tener que implantar un durísimo Plan Económico y Financiero.

Es por esta razón que ahora se nos limita de una forma tan severa nuestro programa de inversiones y nuestra capacidad de gasto y endeudamiento y que tiene como primera consecuencia negativa, la caída tan importante en nuestras inversiones, casi de un 40%.

Haciéndolo simple, el ayuntamiento sigue recaudando lo mismo pero invierte un 40% menos.

Aproximadamente el 48% de los ingresos de nuestro ayuntamiento proceden vía presión fiscal directa, básicamente I.B.I. que se mantiene en las mismas cifras que el año 2017, cuando el compromiso adquirido por Vecinos Por Torrelodones tanto en su programa electoral, (tanto que les gusta hablar de que cumplen a rajatabla con su programa electoral) como en el pleno de Tasas para el ejercicio del 2016, tras aplicar una subida a este impuesto de casi el 18%, subida que aún hoy siguen sin admitir públicamente, era ir aplicando una bajada progresiva hasta situar el coeficiente en mínimos históricos.

Objetivo ya hoy imposible de cumplir, ni para 2018 y menos para 2019.

Se aduce una caída de ingresos por esta vía dada la inestabilidad a futuro del actual impuesto de plusvalías, reduciéndola aproximadamente en un 11% pero se compensa con el incremento de un 38% otros , Impuestos Indirectos, (mayor presión fiscal para todos los vecinos de Torrelodones) que prevén  percibir de nuevos desarrollos urbanísticos,  (tanto que se quejaban de la política del ladrillo) no porque reduzcan la presión fiscal.

Como toda previsión el riesgo de incumplirse existe y más según el acierto de las ultimas previsiones que hace este equipo de gobierno.

El escenario que se puede dar, de no cumplirse, no es nada halagüeño para la estabilidad presupuestaria de nuestro ayuntamiento.

Sobre la cancelación anticipada de la deuda bancaria casi en su totalidad, esto es, casi 4.000.000€, la explicación que se nos da es que “el equipo de gobierno  se ha fijado como objetivo cancelar la deuda municipal, al tiempo que se cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria”

Como es habitual, hablan escondiendo la verdad.

La verdad de la cancelación de la deuda viene obligada por el Plan Económico Financiero impuesto por el Ministerio de Hacienda por el incumplimiento reiterado en la estabilidad presupuestaria, y lo que ellos venden como ventaja, es falso.

No hay que ser expertos en economía para saber qué el equilibrio en la gestión es una gran virtud.

Tan malo es estar sobre-endeudado, como no tener endeudamiento máxime si es por la imposibilidad de acceder a la misma que es nuestro caso.

El no tener acceso a financiación nos va a generar dos situaciones muy negativas:

  1. Liquidar nuestra tesorería con destino cancelar deudas bancarias con la perdida de disponibilidad.
  2. Al no tener acceso a estas fuentes de financiación, la capacidad de abordar nuevas inversiones se reduce drásticamente.

Por seguir con las cifras del presupuesto, y a modo de EJEMPLOseñalar como se ha reducido la capacidad de inversión basta resaltar que lo que van a invertir en incrementar la seguridad de nuestro municipio es la SOLAMENTE de 14.800€.

Al equipo de VxT ha decidido “imponer” de la forma más electoralista que se puede dar, dar prioridad al cumplimiento de sus compromisos electorales, buscando el rendimiento ya cara a las próximas elecciones de 2019, sin tener en cuenta la situación económica a la que nos han llevado, sin valorar la idoneidad de los mismos y además se atreven atacarnos, diciendo que de nuestro discurso se desprende que ya estamos en campaña electoral.

Unos presupuestos dónde la inversión más importante es la que se destina a la construcción de un campo de futbol/rugby que nos va a costar en el primer años la no despreciable cantidad de 1.254.000€ y como y se ha dicho ya en muchas ocasiones, no reúne las  dimensiones mínimas necesarias para que se puedan jugar gran parte de las competiciones oficiales.

La construcción de la “pista de atletismo” en la Avda. de la Dehesa, con más deficiencias.

Podemos entender lo necesarias que pueden ser el desarrollo no solo de nuevas instalaciones deportivas para Torrelodones, pero tanto la destinada a campo de rugby, como a la pista de atletismo, a criterio de nuestro grupo y de los técnicos consultados, ha imperado más su compromiso electoral, que el criterio técnico a la hora de su construcción.

Y en esto es en lo que se reduce todo el plan de inversiones para 2018.

Y todo esto llega después de tanta publicidad por su “gestión económica”, y en donde el resultado se veía reflejado en el superávit económico del que continuamente han hecho alarde.

Pues bien algo no cuadra en su discurso, pues la realidad es incuestionable, y se encuentra reflejada en estos presupuestos.

Por estas y otras razones su gestión económica no puede contar con nuestra aprobación porque eran conscientes de que esto podría pasar y han dejado que pase.

Y de esta circunstancia solo hay un responsable, el equipo de gobierno de vxt.